The Artist (2011)

Hollywood 1927. George Valentin (Jean Dujardin) es una superestrella del cine mudo. La llegada del cine sonoro representa una amenaza para su carrera. Para la joven extra Peppy Miller (Bérénice Bejo), parece que el cielo es el límite –el gran estrellato cinematográfico le espera. El artista cuenta la historia de cómo sus destinos se entrelazan.

“Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes” dicen, olvidaron agregar que tampoco sabes de lo que te pierdes cuando te acostumbras a algo. El sonido y el color en films son dos cosas que esperamos, mejor dicho que asumimos estarán cuando nos disponemos a ver una película, es por ello que esta El Artista desafió todas las probabilidades de éxito al ser lanzada en taquilla, ¿quién querría ver una película en blanco y negro muda en 2011? Parece que todos secretamente lo queríamos, porque además de innumerables premios (entre ellos un Oscar a mejor actor para Jean Dujardin) el film excedió todos los estándares de calidad y satisfacción en la mayoría de los países.

Una banda sonora a menudo es tan complicada como la imagen en pantalla. Toda la pista de sonido se compone de tres ingredientes esenciales: la voz humana, los efectos sonoros y la música. Con esto es mente, El Artista no es técnicamente un “Silent film” o película silenciosa, es una película muda que mantiene uno de los aspectos más importantes, la música. La música es esencial para un film pues refuerza emociones que tal vez no queden tan claras solo con el aspecto visual y la puesta en escena. En la película hacen gran uso de este recurso, por ejemplo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *